Recinto Intermedio

Antes de pasar la segunda puerta dejamos a su derecha, al oeste, una torre de sillería que albergaba el cuerpo de guardia. El portillo de acceso, rematado por un arco apuntado con las gorroneras de las puertas originales, nos lleva al interior, que se cubre con bóveda apuntada, con una buhedera en su clave, y una escalera de sillería interior de peldaños y dinteles monolíticos que nos conduce a la azotea.

Esta torre alza los andadores y caminos de ronda del recinto intermedio.
Imagen relacionada con la noticia

Protegida por el quiebro de la muralla, en su día existieron unas estancias ??”con toda seguridad destinadas al alojamiento de los defensores del castillo??” de las que nos quedaban la forma de su cubierta y su traza, datos que han servido para reconstruir un espacio cerrado en doble altura. En su interior se exponen las piezas y los datos de interés que sobre el castillo se han obtenido.

En el extremo oeste de este cuerpo se observa la fábrica original y los restos de una antigua cocina adosada al interior de la muralla.

En el extremo sudeste quedan los restos de un cementerio, una antigua capilla, una torre-cárcel o torre-almacén; y en la cota interior, una poterna que servia de salida excusada y de comunicación con el poblado que debió de existir a los pies del castillo.

Share This